17 de noviembre de 2018



Comentarios (3)

Eduardo (Torremolinos) 2017-09-06

Como fan tuyo que soy, sigo todas tus vivencias y no dejo de sorprenderme por ellas. En este caso concreto, donde cuentas tu estancia en el instituto, se me viene a la cabeza el regimen militar que todos sufrimos (o muchos) durante el "servicio a la patria". Pero no me sorprende nada tu historia ya que en estos centros lo mismo que en los cuarteles que citaba, siempre existe la oveja negra, el raro, y si no tragas con lo que el resto establece, te aislan, bullying puro y duro. Intento ser siempre positivo y no ver las cosas negras, y mirando hacia atras veo que he aprendido mas de estas viviencias duras, que de otras mas "placenteras". Pero yo no diria que una persona que vive estas situaciones es raro, no, ni muchisimo menos, es distinto, ni mejor ni peor, distinto. Tambien muchas veces hemos oido aquello de "Éste está loco" "no es normal" "está mal de la cabeza". Por lo general siempre he oido estas frases refiriendose a "personas de otro nivel" . Quien no ha escuchado a alguien decir que Salvador Dali estaba loco, o que la pintura de Joan Miró la pinta cualquiera? No, no todo el mundo puede entender a los genios, precisamente por eso, porque son genios. Quien podria seguir a un Stephen Hawking sin pensar que no esta bien de la cabeza?. Es por todo ello que yo me sentiria un privilegiado siendo un "raro". Tambien esa ferrea disciplina te ha forjado un caracter indomable que te hace que seas una luchadora, y asi entre nosotros y ahora que no nos escucha nadie, es una de las cosas (aparte de tu musica claro) que mas admiro de ti. No olvides Klara que nos debes una visita. Un beso

Georges Roda-Gir 2017-09-08

Felicitaciones por su esfuerzo a largo plazo.

Juanjo Morcillo Luque 2017-09-08

Me ha dado pena leer ciertas cosas que te ocurrieron (algunas ya me las comentaste un poco cuando aún estabas en Córdoba), pero me alegro de que fueras tan fuerte superando así­ toda esa etapa, reforzada y con una autodisciplina que te ha llevado a lo más alto. Un abrazo, Klara!

Añadir comentario: