Mi primer contacto con la música
27 de mayo de 2017


Los orígenes

¿De dónde viene mi pasión por la música?

(yo, sentada al piano Rhodes de mi padre)

No sé exactamente a quién tengo que darle las gracias por ser violinista. Supongo que era, como todo, un cúmulo de circunstancias. Soy de una familia de tres hermanas y mi padre es arquitecto y mi madre es profesora de lengua y escritora.

Se podría decir que mi padre es músico de alma. Toca el piano y la guitarra, aunque puede tocar cualquier instrumento que caiga en sus manos. Nunca ha ido a la escuela de música, pero aprendió un poco de teoría y un poquito de piano con algunas clases particulares que recibía de un muchacho, pianista de su pueblo, a quien mi abuela pagaba con lechugas de su huerto. El pianista pronto se enfadó con mi padre y contó a mi abuela que su hijo no servía para ser músico. “Se inventa las notas. Yo le enseño una pieza de Bach y el pequeño le cambia las armonías.”

Mi padre afirma que cuando algún acorde le parecía soso, le añadía notas. No se dieron cuenta de que era todo lo contrario, no un mal estudiante, sino un músico creativo. La abuela dejó de intercambiar las lechugas por clases particulares de piano y así mi padre seguía tocando su piano sólo, en su habitación. De vez en cuando recibía palizas con la zapatilla de su madre, que gritaba: “¡¡¡Muchacho, venga, a estudiar, deja de hacer tonterías!!!”

Su nueva oportunidad de tocar música se presentó durante su carrera. Como un auténtico “tío guay” se dejó su barba (parecida a la moda de hoy) y formó con sus amigos un grupillo de estudiantes. Esta vez alternaba el teclado con la guitarra.



(Mi padre, de estudiante, tocando con sus amigos)

Su carrera se vio interrumpida por el servicio militar obligatorio, que a su vez, fue la mejor oportunidad de ser músico. “¿Quién sabe tocar algún instrumento?” preguntaron en la base militar, nada más entrar. “Yo”, se apuntó mi padre enseguida. Fue una suerte entrar al conjunto musical de los militares, pues podía faltar a los entrenamientos gracias a los ensayos. El objetivo de tener este conjunto en el ejercito era poder contar con la música en vivo en todos los actos o posibles visitas de alguien importante. Los ensayos eran duros y serios, pero gracias a los compañeros, que eran realmente buenos músicos, como por ejemplo un acordeonista y un guitarrista de los Balcanes, mi padre aprendió muchas cosas.

Volvió a su casa de servir en el ejercito con nuevas habilidades como tocar de oído cualquier cosa o saber improvisar. En ese momento llegué yo a este mundo.

El mítico piano Rhodes que vivía en nuestro pequeño piso, fue mi primer contacto con la música.



(Mi padre, tocando su piano, durante una actuación, 1981)


Comentarios (6)

Pepa Sanchez 2017-05-27

Interesante, muy interesante. Besos

Gala 2017-05-28

Me encanta y echo de menos tu música

Antonio Moreno 2017-05-28

Muy interesante tu historia Klara, nos ayuda a entender un poco más de ti. La puerta del puente está huérfana sin ti, se te echa de menos.

Eduardo (Torremolinos) 2017-05-28

Aqui decimos que de casta le viene al galgo, y doy fe que tu padre ha dejado una buena herencia. Que queremos escuchar de nuevo Klaraaaaa

Rafael 2017-05-30

??? Quién será el "" desgrasiao "" que te alejo de nosotros y dejo vasiiia la Puerta del Puente ????

Rafa desde Palma del Rio 2017-06-01

Normal que tengas ese don divino, se te queda grabada la música y luego la interpretas con mucha dulzura. Un abrazo

Añadir comentario: