17 de noviembre de 2018



Comentarios (3)

Andrea 2017-08-20

Muy interesante. Pero, ¿dónde están ahora esos mediocres que te trataban así­? ¿Qué ha sido de ellos? Opino que el maltrato y el acoso es el torpe homenaje que los mediocres e inútiles tributan al talento y al mérito. Un abrazo, Klara.

Jorge Martinez 2017-08-20

Ostras Clara, a mi siempre me gustaste, me hipnotizaba ver tus dedos deslizarse por las cuerdas siendo capaz de crear sonidos dulces y limpios. Me gustabas, era una atracción que un dí­a me hizo preguntarte si tocarias para mi en uno de los recitales de poesía que organizaba de tarde en tarde. Tu respuesta me dejó helado, -- si - me dijiste y el resto fue historia..... Que maravilla, que bien sonaban tus notas y mi voz mezcladas. Me gustabas mucho, me gustabas.

Eduardo (Torremolinos) 2017-08-21

Toda esta interesante historia que cuentas Klara, tiene un claro significado, la envidia, y si ya desde pequeñita sentiste este sentimiento hacia ti de alguna forma es porque los niños veian un claro rival...es normal, el mediocre siempre desea tener lo que posee "el superior". Mas tarde, y pasados los años, este sentimiento lo volviste a sufrir, cuando demostraste tu talento musical. De alguna manera, esto podria ser positivo, porque es el reconocimiento de tu valia. " Que hablen de mi aunque sea para mal" es una frase que se les ha atribuido a Salvador Dali, Oscar Wilde, y hasta una cita en el Quijote. Un abrazo Klara y no olvides que tenemos una cita en Torremolinos

Añadir comentario: